TARTA CON CREMA PASTELERA A LA RICOTTA

#Postres y dulces 26 julio 2020


Aunque aparentemente pueda resultar laboriosa no lo es y el resultado es una tarta muy buena.


INGREDIENTES


Masa quebrada


- 80 - 100 g de azúcar


- 140 g de mantequilla en trozos


- 300 g de harina de repostería o normal


- 1 huevo


- 1 yema


- 1 pizca de sal


- 1 cucharadita de vainilla en polvo


- 5 g de levadura en polvo


Natillas con ricotta


- 300 g de leche entera


- 3 yemas


- 80 g de azúcar


- 30 g de almidón de maíz (maicena)


- 1 limón, preferiblemente orgánico, ralladura finamente rallada


- 400 g de ricota, bien drenados


Terminación


- 80 g de chispas de chocolate negro


PREPARACIÓN


Masa quebrada


1. Poner todos los ingredientes en el vaso y mezclar 25 seg./vel. 5. Mezclar con la espátula. Poner la masa en la superficie de trabajo, compacta y forma  un pan y envolvemos en una envoltura de plástico. Colocamos en el refrigerador por 1 hora.


Natillas con ricotta


2. Poner todos los ingredientes en el vaso, excepto la ricota y cocinar 6 min./80 ° C / vel. 4


3. Agregamos la ricota y mezclamos 20 segundos / vel. 4


4. Ponemos la crema a un tazón, cubrimos con una película adhesiva o film para que se pegue a la superficie y dejamos que se enfríe. Mientras tanto, continuamos la receta.


Terminación


5. Precalentamos el horno a 180 ° C.


6. Colocamos la masa entre 2 hojas de papel vegetal y la extendemos con un rodillo sobre un disco de Ø 28 cm, dejando a un lado una pieza (aproximadamente ¼) para la decoración final. Cubrimos un molde (Ø 24 cm) con el disco de masa quebrada, retiramos la hoja superior de papel pergamino y nivelamos los bordes.


7. Estiramos la masa reservada  para la decoración  y con un cortapastas y cortamos tiras de pasta de 1 cm de ancho.


8. Añadimos las chispas de chocolate a la crema, mezclamos bien. Ponemos la crema sobre la base de la tarta, decoramos con las tiras de masa en la superficie cruzándolas en forma de rombo para formar el enrejado clásico.


9. Horneamos durante aproximadamente 40-50 minutos (180 ° C), si es necesario, cubrir la superficie de la tarta para evitar un dorado excesivo. Retirar cuidadosamente del horno y dejar enfriar.


Servir.