Molletes de Antequera

#Masas, panes y repostería 23 agosto 2018



La primera vez que hice esta receta, aluciné con el sabor que tienen y lo fáciles que son de hacer!!! Os animo a probarlos 


Ingredientes


Para la masa de arranque:


10 g de levadura fresca de panadería


50 ml de leche entera, leche de soja, etc


85 g de harina de fuerza


Para el resto de la masa:


350 ml de agua


50 ml de aceite de oliva virgen extra


600 g de harina de fuerza


10 g de sal o al gusto


1 cucharada de azúcar blanquilla


Instrucciones


Para la masa de arranque: Pon en el vaso la leche y la levadura y programa 2 minutos, 37ºC, velocidad 2.


Incorpora los 85 gr de harina y mezcla 15 segundos en velocidad 6. Retira la masa y compáctala dándole forma de bola. Mete esta masa dentro de un cuenco y cúbrela de agua. En unos 5-10 minutos flotará y estará lista para continuar con la receta.


Para el resto de la masa: introduce en el vaso la masa de arranque que retiraremos del agua y añade el resto de ingredientes. Amasa 3 minutos en velocidad espiga. La masa está lista, ahora Deja leudar 40-60 minutos o hasta que doble el volumen en el vaso de la Thermomix® cubriendo esta con un paño, o leuda en un cuenco bien tapada. A tu gusto.


Una vez que la masa haya doblado su volumen estará lista para pasar a hacer los molletes. Espolvorea la superficie de trabajo con un poco de harina. Vierte la masa encima y haz un rulo con ella. Cortaremos los molletes en porciones de 90-100gr y los iremos colocando sobre papel de horno. Aplasta las porciones ligeramente y darles una forma circular. Tapa con una paño limpio de algodón y deja reposar hasta que doblen su volumen, unos 60 minutos. Dependerá de la temperatura de la cocina.


Para hornear: Calienta el horno a 200ºC con calor arriba y abajo e introduce los molletes sobre la bandeja o rejilla para hornear -puedes espolvorearlos con un poco de harina por encima-, hornea unos 15 minutos a 180ºC con calor arriba y abajo. Es un pan claro, no los tuestes demasiado.


Retira a una rejilla y deja enfriar. Puedes consumirlos o congelarlos para retirar cuando quieras, con sacarlos media hora antes del congelador, tendrás siempre molletes recién hechos.