CROQUETAS DE JAMÓN

#Aperitivos, entrantes y tapas 18 marzo 2020

Esta receta es muy útil sobre todo para las cenas o aperitivos. Las croquetas suelen gustar mucho a niños y no tan niños.... según el ingrediente elegido nos puede servir para un día cualquiera o para una ocasión especial. 


Que os puedo aportar con esta receta.... pues el ponerla en la manga pastelera para mi me resulto una idea estupenda. Pongo pan rallado en una fuente de horno extiendo una tira de masa y las corto más o menos a la medida que nos gusta. Las voy poniendo en una fuente que me quepa en el congelador y cuando empiezan a congelarse, las voy pasando a una bolsa de congelado y cuando las necesite.... A COMER!!!!!




Ingredientes


150 g de jamón serrano


2 huevos duros


50 g de aceite de oliva virgen extra


100 g de mantequilla


30 g de cebolla


170 g de harina


800 g de leche entera a temperatura ambiente


1 pellizco de nuez moscada molida


1 pellizco de pimienta molida


2 pellizcos de sal (ajuste al gusto)


Para rebozar y freír


2 huevos


200 g de pan rallado


aceite de oliva virgen extra abundante (para freír)


Preparación


1.- Ponga el jamón serrano en el vaso, pique Turbo/0.5 seg/5 veces. Retire a un bol y reserve.


2.- Ponga los huevos y trocee 2 seg/vel 4. Retire a otro bol y reserve por separado.


3.- Ponga en el vaso el aceite, la mantequilla y la cebolla. Trocee 2 seg/vel 5 y sofría 3 min/120°C/vel 1.


4.- Añada la harina y sofría 3 min/120°C/vel 2.


5.- Incorpore la leche, la nuez moscada, la pimienta y la sal. Mezcle 10 seg/vel 6.


6.- Agregue dos cucharadas del jamón reservado y programe 8 min/120°C/vel 4.


7.- Deje reposar 5 minutos. Añada el resto del jamón y los huevos picados y mezcle bien con la espátula.


8.- Vierta la bechamel en una manga pastelera (colocada en el cestillo) o en una fuente de horno humedecida previamente (para que no se pegue la masa) y déjela enfriar. Reserve en el frigorífico un mínimo de 8 horas.


Para rebozar y freír


Una vez fría, forme las croquetas, envuélvalas en huevo batido y después en pan rallado. Fríalas en un cazo pequeño con abundante aceite caliente, deje escurrir sobre papel absorbente y sirva calientes.