PESTIÑOS DE ANDALUCÍA CON Thermomix®

#Postres y dulces 01 abril 2020

PESTIÑOS DE ANDALUCÍA 


Gracias a mi clienta Patri vamos a disfrutar de esta receta tan típica de ANDALUCÍA. Gracias . 


Ingredientes


Para la masa:


260 g de harina


1 cucharadita de levadura química


1 cucharada de ralladura de limón / naranja


75 g de aceite de oliva suave


3 clavos


1 cucharada de matalauva


75 g de vino de jerez


1 pizca de sal


Para la cobertura de miel:


200 g de miel


50 g de agua


Para freír:


Aceite de girasol


La cáscara de una naranja (para aromatizar el aceite de freir)


Preparación


Echamos en el vaso el aceite, el clavo, la matalauva y la ralladura de la fruta que hayamos elegido y programamos 5 minutos, temperatura 90º, velocidad cuchara. Así las especias y la fruta aromatizarán nuestro aceite. Esperamos a que la temperatura baje a 40º.


A continuación, retiramos los clavos y añadimos el vino, la harina y la levadura. Programamos 5 segundos, velocidad 6.. Después amasamos programando 5 minutos, velocidad espiga.


La masa lleva mucho aceite así que debe quedar elástica y no demasiado pegajosa. Si estuviera tan pegajosa que no podéis manipularla bien con las manos, añadid un poquito de harina y volved a programar un minuto de espiga.


Formamos una bola, la cubrimos con film transparente (o la metemos dentro de una bolsa) y dejamos reposar 30 minutos.


Extendemos la masa en la mesa de trabajo con un rodillo, cortamos cuadrados de unos 6cm*6cm y doblamos dos de sus esquinas hacia dentro y las pegamos con los dedos y una gotita de agua para que sellen bien.


Calentamos abundante aceite de girasol con la piel de naranja o limón y cuando esté caliente retiramos las pieles y vamos friendo los pestiños. Os recomiendo freirlos de pocos en pocos para poder darles bien la vuelta y que no se nos enfríe demasiado la temperatura.


Los vamos retirando y dejando sobre papel absorbente.


En el vaso echamos la miel y el agua y programamos 3 minutos, 60º, velocidad cuchara. Echamos esta preparación en un recipiente hondo y amplio y vamos sumergiendo los pestiños de uno en uno y dejándolos escurrir en una rejilla.


Los guardamos en un recipiente hermético para que se queden tiernos.